Unos asesinatos muy reales

Unos asesinatos muy reales

Comparte

 

Autor: Charlaine Harris
Título: Unos asesinatos muy reales (un caso de Aurora Roe Teagarden)
Título original: Real Murders
Extensión: 272 páginas
Edición en español: Suma

 

«Cada mes, Real Murders, una asociación de aficionados al crimen de Lawrenceton, Georgia, se reúne para discutir sobre un asesinato famoso.
Sus miembros son de lo más excéntrico: Gifford Doakes, el especialista en masacres; Jane Engle, amante de las historias de terror victorianas; Perry Allison, fan de Ted Bundy…
Durante la noche de la última reunión, la bibliotecaria local, Aurora “Roe” Teagarden, descubrió el cuerpo mutilado de Mamie Wright en la cocina de la sede del club. Está segura de que el asesino pertenece a la asociación, ya que el crimen guarda un parecido escalofriante con el Asesinato del Mes.
Y comoquiera que después tuvieron lugar otros asesinatos de imitación, el único móvil parece un aterrador y extraño sentido de la diversión…»

Hasta aquí el texto de la contraportada que apostilla la frase extraída del Publishers Weekly: «Una escritora de talento excepcional» 

Como se desprende de este, es obvio que nos encontramos ante una novela de misterio. No sé si calificarla de policíaca aunque, desde luego, no de novela negra.
Tras la lectura, no puedo decir que haya quedado decepcionado, pero tampoco entusiasmado. No había leído nada antes de esta autora y las referencias que habían llegado hasta mí de ella me habían hecho esperar algo más.
Cabría suponer, por ejemplo, que la protagonista se lanzara a una investigación y que esta acabara con la resolución del caso, o no. También podría haber ocurrido que Roe Teagarden se metiera en un atolladero de mil demonios y el lucimiento final quedara reservado para uno de sus dos seminovios. Pero, la verdad sea dicha, se queda uno con cara de tonto ante el final propuesto por la señora Harris.

 



Charlaine Harris
Charlaine Harris

El género policíaco nos tiene acostumbrados al uso de trampas por parte de los escritores para conducir nuestra atención hacia momentos, personajes y situaciones determinadas, desviándola de forma y manera que el intringulis y el suspense nos envuelva y motive a no dejar de pasar páginas hasta llegar a la palabra FIN. El lector sabe, desde antes de abrir el libro, que lo dicho va a ocurrir y ello constituye uno de los atractivos y, generalmente, el motivo principal por el que escoge esa novela. Cuenta ya, gracias a la experiencia de haber navegado por la obra de la inefable A Christie, con que, al principio, se va a perder entre los personajes, pero lo que no prevé ni desea es llegar al final y continuar perdido, que es lo que, a poco que se descuide uno, sucede en esta novela.
Para mi gusto, al texto le falta cierta dosis de concisión y a la historia le sobra un buen número de páginas. Son demasiadas las veces que se ha de releer un párrafo porque no se llega a entender bien su significado y demasiadas las líneas dedicadas a describir pasajes y circunstancias que nada tienen que ver con la esencia de la trama.
He de decir, en descargo de la autora, que he leído una traducción y no la obra original (no sé el suficiente inglés para ello) y, como pasa en demasiadas ocasiones, la calidad del trabajo del traductor, ¿o del corrector?, deja algo que desear.
Dicho todo lo anterior, abundo en lo que mencionaba al principio: no me ha entusiasmado, pero tampoco diría que se trata de una mala novela.
Posee una gran cualidad de la que muchas de sus congéneres no pueden presumir: es entretenida y pasas un buen rato mientras la lees. Los trozos “rellenados” con paja se hacen llevaderos entre crimen y crimen y, aunque el final te decepcione un pelín, el interés por saber qué pasará te mantiene atento; con ochenta o cien páginas menos, sería casi perfecta para pasar una tarde de vacaciones. Así pues, no ahora mismo, pero sí de aquí un mes o dos, me aventuraré con la segunda entrega.
Se la recomiendo a todos aquellos que no sean demasiado exigentes y que pretendan pasar el rato sin tener que esforzarse demasiado. Si tú, a tu vez, se la quieres recomendar a un amigo, no tienes más que compartirla en tus redes; bajo la entrada tienes los botones para ello. También puedes dejar un comentario dando tu opinión o matizando la mía para derle apoyo o para mostrarte contrario a ella.
Todo lo que digas con la debida educación y respeto será bien venido y celebrado.


Comparte

Deja un comentario