Nunca visites al dentista un lunes

Nunca visites al dentista un lunes

Comparte

Autor: Ana y Belén Escudero
Título: Nunca visites al dentista un lunes
Extensión: 278 páginas (274 en longitud de impresión versión Kindle)
Edición: Autoeditada en Amazon

«Es lunes y Peter debe llevar a su hijo Alexis al dentista para una visita de rutina. Una vez en la consulta del odontólogo el niño desaparece misteriosamente. Peter se verá abocado a una loca búsqueda, siempre acompañado por el fiel Sultán y el enigmático Cobrador, para encontrar al pequeño antes del anochecer. Peter hará lo que sea para que la madre de Alexis no se de cuenta de que ha extraviado a su hijo. Y es que su madre es una mujer de armas tomar.La nueva loca aventura de Peter.
Peter y el Cobrador se lanzan a una loca búsqueda mientras el día avanza inexorablemente.
¿Conseguirán encontrarlo antes del anochecer?»

 

Hasta aquí el texto de la contraportada o «descripción del producto», como lo llama Amazon para sus libros en versión digital. A continuación, las consideraciones personales de quien escribe esta reseña.

 

Cuando empecé la lectura de Nunca visites al dentista un lunes, lo hice sin haberme informado lo suficiente sobre el tipo de novela que era. Por alguna razón que no sabría explicar, di por hecho que se trataba de un thriller sin más. Me dije que un thriller con dentista de por medio era algo atrayente, dando por hecho que la combinación del esquema típico del género con el miedo atávico que todos tenemos al dentista, proporcionaría a buen seguro unas cuantas escenas de tensión y terror.
Grave error el mío. No se debe iniciar la lectura de ningún texto con la mente llena de prejuicios sobre el mismo. No si se pretende llegar a buen puerto y obtener el beneficio esperado de toda buena lectura.
El caso es que cuando llevaba unas cuantas páginas (no puedo decir el número ya que la versión del libro era digital) me vi forzado a parar porque no entendía nada y me parecía todo demasiado absurdo.
Dudé entre volver a comenzar, continuar un poco más o abandonar la novela. Hice lo primero y fue lo más acertado.
Libre de ideas preconcebidas, volví al principio y, a partir de ese momento, todo fue gozo y placer.
Descubrí que la primera sensación de absurdo se debía a que, efectivamente, el planteamiento de la novela, las situaciones descritas y los personajes en sí, son absurdos. Pero no por error o no saber hacer sino por voluntad de las autoras. Descubrirlo me dio la clave para ver que me hallaba ante una obra humorística; un thriller, sí, pero cargado de humor.
Con lo dicho en los párrafos anteriores, cobra sentido mucho de lo que antes no lograba sino levantar suspicacias y hacer torcer el gesto.

He visto que la novela se ha calificado de juvenil o incluso infantil. Discrepo de tal opinión; quizá lo primero pueda llegarse a admitir, pero no alcanzo a imaginar a un niño disfrutando de su lectura. Cierto que el personaje principal, que no el protagonista, alrededor del cual gira todo es un niño, pero eso no significa que sea un libro infantil.
El argumento, muy simple, relata la historia de la desaparición de Alexis, hijo de Peter y Vivian, un lunes por la mañana, durante una rutinaria visita al dentista y el posterior proceso de investigación en aras de reencontrarlo. A partir de aquí, se inicia la novela que explica el complicado proceso de búsqueda del niño por parte de su padre que, más que por cualquier otro motivo, se mueve impulsado por el miedo que le causa imaginar lo que dirá Vivian si llega a enterarse de que han raptado a su hijo.
Dos personajes cobran enseguida una gran relevancia junto a Peter: el Cobrador y Sultán. El primero es el enigmático acompañante de Peter, a quien llama hermanito y el segundo no es sino el perro de la familia.

Alrededor de ellos, y conforme la acción va avanzando, aparecen más personajes secundarios tales como Mickey Mouse, Batman y otros que, con sus misterios personales, añaden intriga a lo que ya de por sí es intrigante.
A fin de que el posible lector se pueda hacer una idea más o menos aproximada de lo que se va a encontrar, diremos que muchas de la escenas de la novela podrían haber pertenecido a alguna de las míticas películas de los hermanos Marx, dicho y entendido esto en el más elogioso de los sentidos.
En definitiva, me atrevería a decir que nos hallamos ante una novela muy singular que, apartada de los estándares, nos puede hacer pasar un buen rato.
Muy recomendable para todos aquellos que sean capaces de admitir la diversidad y que no se asusten ante el concepto del absurdo.
Mi más sincera felicitación y agradecimiento a las autoras, Ana y Belén Escudero por ofrecernos algo diferente, nuevo y refrescante.
Por si después de leer esta humilde reseña, a alguien le entran las ganas, a continuación incluyo el enlace de la página de Amazon en donde poder adquirirla, ya sea en versión digital o física.


Comparte

Deja un comentario